• Marketing digital para micropymes y autónomos. 
  • Publicidad en Google y Facebook Ads.
  • Posicionamiento en Google para negocios locales.

Necesito una página web para mi empresa. ¿Qué debo saber?

En ese momento en que te dices “necesito una página web para mi empresa”, eres consciente que es un paso importante, que no debes dejar al azar, ni a los gustos o intereses de otros.

Sabes que va a ser la imagen de tu negocio en internet, que no solo va a dar información, sino que esa información tiene que servir para generar negocio.

Lo inmediato es pensar en buscar un diseñador web, o una empresa que haga páginas web, pedir presupuesto y, si no te parece muy caro, porque lo puedes pagar, lo contratas. Este es un error muy frecuente que acaba en desastre asegurado.

Ya hable de los primeros pasos para hacer una página web en un artículo anterior.

El error no es contratar un programador o empresa de diseño web, siempre que sea un profesional y no “tu cuñao” o “tu sobrino”, que entienden de internet. Ni tampoco pagar mucho o poco por tu web.

El error está más en no saber qué le tienes que pedir a quien te vaya a hacer la página web de tu negocio. Para ello, he preparado una serie de preguntas que deberías hacerte, antes de hacer el encargo, para saber qué le tienes que pedir al diseñador.

¿Qué quieres conseguir?.

Tienes que pensar en la utilidad que va a tener esa web para tu negocio. No es lo mismo una página que simplemente facilite información sobre tu actividad comercial y los canales de comunicación para contactarte, que una web corporativa.

Una web corporativa, además de decir a qué se dedica tu negocio y facilitar los medios de contacto, también debe tener información sobre los servicios o productos que comercializas, cómo ayudas a tus clientes, y quién hay detrás de esa web.

Esto último es muy importante porque humaniza tu negocio en internet.

Una vez puestos, ya que das información sobre tus servicios y productos, te puede interesar que puedan contratarlos o comprarlos desde la propia web, por lo que estaríamos hablando de incorporar una tienda online.

Algo que puede potenciar mucho las visitas a tu web y, si tienes productos o servicios a la venta en ella, que te contraten o compren, es un blog en el que publicar con frecuencia artículos, que ayuden a tu cliente, en donde aportes posibles soluciones a los problemas de tus potenciales clientes y te identifiquen con la solución.

Sin duda, si quieres atraer tráfico y posicionarte en Google, vas a necesitar un blog, si o si.

Tipos de diseño web

Si necesito una página web para mi empresa ¿cómo quiero que sea?

Más allá de que incluya tu logo y los colores corporativos de tu empresa, tienes que pensar en qué estructura va a tener.

La portada es la página principal, la que más tráfico va a recibir y, por tanto, la que tiene que tener la información que cumpla con los objetivos que te has marcado. Esto también es válido para una página sencilla.

Piensa en qué fotos de calidad pondrás, en qué lugar se pondrán los textos que cautiven a tus potenciales clientes, tal vez (sería muy recomendable) incluyas vídeos.

Si vas a hacer una página web para tu empresa, querrás que haya una página de “quienes somos” en donde no debes hablar de ti. O sí, pero habla de cómo ayudas a resolver problemas a tus clientes.

En la página de productos o servicios, intenta no hablar de características, si no de beneficios. Cómo ayudan o resuelven problemas a la gente.

En la página de contacto, no te limites a poner un formulario de contacto por e-mail. Por supuesto, debe estar. Y también tus teléfonos, la dirección física, tus enlaces a redes sociales, y si incluyes un chat para atender online, lo bordas.

En caso que hayas decidido incorporar una tienda, tendrás que saber cuántos productos va a tener, cómo se van a clasificar (por familias, por fabricantes, etc), sus características (peso, talla, color, etc.), ¿ofrecerás descuentos y promociones?.

También necesitarás una pasarela de pago para poder cobrar; y si son productos físicos, habrá que configurar la logística y el stock de la tienda.

Como ves, hacer una página web para tu negocio, puede resultar complejo. Pero es importante que pienses en todos los detalles. Te va a ahorrar muchos dolores de cabeza.

¿Quién se hará cargo de esa web?

Invertir en hacer un sitio web, mucho o poco, eso da igual, y dejarlo ahí sin más, es tirar el dinero. La web de un negocio debe contribuir a generar ingresos y captar clientes.

Para eso hay que trabajarla. Más allá de crear la web, alguien se debe encargar de su manteminiento, de actualizarla, resolver cualquier incidencia técnica que pueda haber, renovar fotos y textos.

También habrá que llevar visitas o tráfico a esa web, para que cumpla con el objetivo que habías definido. Vas a necesitar una estrategia de marketing, ya sea mediante posicionamiento en buscadores, publicidad de pago, redes sociales, e-mail marketing, o cualquier otra estrategia de marketing digital. Incluso una combinación de dos o más de ellas.

Si la web recibe visitas no tardarán en llegar solicitudes de información, o incluso ventas. Puede que esos contactos entren por mail o por teléfono, pero también puede ser que dejen comentarios en los artículos del blog, o incluso que utilicen el chat de la web para contactarte.

Al comienzo puede que lo hagas tú todo. Pero pronto, si has hecho las cosas bien, te verás desbordado y necesitarás a colaboradores que se hagan cargo de diferentes áreas.

equipo de trabajo para crear una página web de empresa

¿Cuánto estás dispuesto a invertir en ella?

Llega la gran pregunta. ¿Cuánto cuesta una web?. La respuesta rápìda es: lo que tengas disponible para invertir en ella. Porque puede ser una web gratuita (que no es para nada aconsejable) hasta lo que te quieras gastar, incluso con cifras de 6 dígitos.

Todo va a depender de lo que quieras hacer y las funcionalidades que quieras que cumpla tu página web. Para ello te habrás planteado previamente qué quieres conseguir y cómo quieres que sea.

Una web la tienes que ver como una inversión. Por tanto, una inversión no se mide en términos de barata o cara, sino de rentable o no.

Una web por la que pagues 300 € (que las hay de ese precio) que no trae ventas ni clientes es muy cara. Una web por la que te cobren 5.000 € y facture 1 millón de euros al año es muy barata.

¿No hay precios orientativos? Si, claro. Aunque no lo puedes tomar como verdades absolutas, porque todo depende del trabajo que lleve el desarrollo de la web y, sobre todo, de lo buenos que sean en el equipo de desarrollo para crear una web que cumpla con los objetivos que tú quieres conseguir.

Entonces, una web corporativa, por ejemplo, podría rondar entre los 500 y los 1.000 €. Una tienda online más, porque es más compleja de crear. Va a incluir muchos productos, clasificaciones de artículos, muchas fotos, tal vez vídeos, textos …

Insisto en que el coste de hacer una web es lo de menos. Porque, por una parte, lo importante es que cumpla con la función para la que ha sido diseñada, atrayendo clientes y ventas. Y por otra parte, la inversión fuerte la vas a tener en hacer que esa web cumpla con esa función, para lo que vas a necesitar una estrategia de marketing digital.

Una web sin una estrategia de marketing digital, es la peor inversión que puedes hacer.

¿Para quién va a ser útil esa web?

buscar al cliente ideal o buyer persona

Este apartado debería haberlo puesto al principio porque es la base de todo. Antes de pensar en los colores, la estructura, las estrategias de marketing, quién se hará cargo de las diferentes áreas de la web, y demás consideraciones, tienes que pensar en para quién va a ser útil esa web.

Esto se hace definiendo a tu cliente ideal o buyer persona. Aquí hay dos errores frecuentes que se suelen cometer:

  • Pensar que tu cliente es todo el mundo.
  • Creer que todos tus clientes son iguales.

Tu cliente no es todo el mundo. Quien compra o comprará tus productos o servicios tiene unas características concretas. Tendrá unos intereses particulares y le interesará tu producto por unas razones u otras. Vivirá en una zona determinada, tendrá una edad u otra, tal vez esté casado o sea soltero, puede que tenga hijos o no, tendrá una profesión u otra, su nivel de ingresos será mayor o menor, …

Si. Si estás pensando que teniendo en cuenta todos estos factores no tienes un solo perfil de cliente, estás en lo correcto. No todos tus clientes son iguales.

Este es, en realidad, el primer punto de partida para definir cómo necesitas que sea tu web. Porque debe estar enfocada a dar respuesta a todos esos perfiles de clientes, de la forma más personalizada posible.

Cuanto mayor sea el grado de conocimiento de tus clientes ideales, mejor podrás definir cómo quieres que sea tu web, y mejores resultados conseguirás.

En resumen.

Lo que debes saber, si necesitas crear una página web para tu empresa, es conocer a tu cliente ideal primero y enfocar los contenidos de la web a resolver sus dudas y problemas.

Sabiendo esto, tendrás lo que quieres conseguir con la web. Por supuesto. Quieres conseguir clientes y ventas. Pero estas llegan cuando le solucionas los problemas a la gente. ¿Cierto?.

Pero para ello, primero, debes ganarte su confianza; por lo que tienes que pensar muy bien qué contenidos en imágenes, vídeo y texto vas a poner en la web, en qué lugares, así como la estructura que le vas a dar, tanto a la web como a los contenidos.

No debes olvidar que la web, por si sola, no funciona. Debe ir acompañada de una estrategia de marketing digital, con gente preparada para llevarla a cabo, que logren atraer clientes, ganar su confianza y generar ventas rentables para tu negocio.

Recuerda que, hacer una web para tu empresa, se parece más a construir una vivienda o montar una tienda física, que a comprar un kilo de patatas. Es una inversión y no es una cuestión de buscar la más barata, sino la más rentable.

Porque, al final, la web la quieres para conseguir clientes y ventas. ¿Verdad?

Sugerencias

Deja un comentario